Blog

La prensa y los youtubers.

cuánto ganan los youtubers

La que se ha liado con la entrevista a ElRubius en El Mundo y la manipulación que el youtuber denuncia que existe en su conversación con el periodista. Lo ha contado, cómo no, en su famosísimo canal de Youtube:

Vaya por delante que yo, por ejemplo, creo que hay cosas más interesantes de ElRubius que contar en el titular que come todos los días pidiendo a través de Internet. Si eso es lo más interesante que te ha contado, quizá has rascado poco. Y de hecho, en la propia entrevista habla de cosas como la fama, la educación en España o el choque generacional que le producen ciertos hábitos de personas de mayor edad que él.

El choque generacional. Ahondemos en este concepto.

Los youtubers son aún, a ojos de muchos, esos chicos raros que suben vídeos a «el Internet» contando noséquécosas de jóvenes. Más conocidos que el Papa para la gente de una generación, literalmente. Y nombres que suenan a chino a personas de mayor edad, que ni saben nada de ellos ni se explican cómo algunos pueden ganar dinero haciendo esas cosas. Algo que ha pasado toda la vida.

Conozco a varios youtubers personalmente y es increíble el grado de profesionalización de un oficio que no existía en España hace, pongamos, cinco años. Mezclamos conceptos ya existentes como la grabación y montaje de vídeos, el guión, la actuación y narración, le añadimos algunos componentes relativamente nuevos como la postproducción y el marketing personal, y todo eso lo agitamos y le damos un nuevo lenguaje audiovisual que se ha desarrollado exclusivamente en Internet… Y ahí están. ¿Haciendo cosas raras? Quizá, si no estás metido en el mundillo. Pero, sin duda, triunfando.

Y triunfando, en algunos casos, mucho más de lo que tú o yo conseguiremos en toda nuestra vida. Llenando salas de conciertos, generando colas larguísimas para conseguir una firma o una foto, con cientos de miles o millones de seguidores a través de las redes sociales en los mejores casos, y con una influencia tal que cualquier cosa que se propongan puede ser Trending Topic… O la comidilla de las charlas de instituto y universidad al día siguiente.

Cuentan su vida, sus anécdotas, sus opiniones. ¿Lo entiendes? ¿No? No tienes por qué hacerlo. Cuestionarlo no sirve de nada. Hay señores que ganan millonadas pegando patadas a un balón. Otros lo hacen contando patrañas en el programa que más le pague por destapar vergüenzas propias y ajenas. Y aunque muchos metan todas estas cosas en el mismo cajón, muchos youtubers tienen el mérito profesional de la que estos ejemplos carecen.

Porque en Youtube ya tienes de todo. Recetas de cocina. Manuales de instrucciones, los que quieras. Programas enteros, de horas, sobre cualquier tema, realizados con los mismos equipos con los que contaría una televisión. Nuevos músicos que han encontrado en esta red social su mejor vía de difusión. Futuros directores de cine que dan sus primeros pasos con los vídeos que suben en su canal. Crítica de videojuegos y los famosos gameplays. Lo que sea, más allá de ese típico y tópico youtuber que simplemente cuenta lo que se le ocurre.

¿Y qué responsabilidad queda en manos de los creadores de Youtube en todo esto?

Pues la de saber contar qué es lo que hacen.

No estoy de acuerdo con esto. ¿Cuántos aspirantes a cineasta, a actor o a cantante han tenido que aguantar comentarios del tipo «a ver cuándo te buscas un trabajo en serio»? ¿Cuántas madres se han preocupado porque su hijo, de pronto, ha decidido que quiere ganarse la vida con el inseguro mundo del arte? Porque Youtube es eso, un arte. Probablemente el primer arte nacido en pleno siglo XXI.

Y como todas las profesiones «liberales» hay que contarlas. Repetir de qué se trata una y otra vez. Y si los cantantes todavía tienen que responder a «sí, pero ¿cuál es tu trabajo de verdad?» con la de siglos que tiene ese trabajo, preparaos para lo que os viene. Pasarán generaciones hasta que se entienda generalmente qué es un youtuber. Y aún cuando eso ocurra, seguirá habiendo gente que lo discuta.

Se trata, sencillamente, de un choque generacional. Porque los jóvenes hacéis cosas muy raras. Y a mí no me lo expliques, que soy ya muy mayor para estas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *