Blog

La radio es arte.

radio familia

Si te dedicas al mundo de la radio en cualquiera de sus vertientes o tareas – desde la estrella del programa más importante hasta el becario recién llegado – tienes que leer este artículo de Ángel Faus en el blog de Gorka Zumeta. Guárdalo como si fuera tu Biblia radiofónica.

En estos tiempos de crisis económica se ha convertido a la radio, como a tantas otras profesiones, en una cadena de montaje y producción en la que sólo se piensa en la rentabilidad. Todo se hace pensando en el dinero, mirando sólo al corto plazo en el 90% de las ocasiones. Se busca lo barato, lo rápido, lo sencillo y se espera que devuelva dinero más pronto que tarde porque la necesidad aprieta. Todo se mide, se valora, se racionaliza, se contrata a consultores y auditores como en el famoso caso de la COPE con «los suecos»... Y la radio muere lentamente.

Y hablando de la COPE, al final deciden contratar a Carlos Herrera y la audiencia responde que ese es el camino a seguir. Precisamente, el que se pasa todas estas directrices por donde quiere. El que sabe HACER RADIO. En mayúsculas.

De toda la vida se ha dicho que se tarda mucho tiempo en ganar a un oyente y apenas un segundo en perderlo. Este mundillo radiofónico funciona a un ritmo muy lento, se mide por tendencias a lo largo de meses o años y, en general, los secretos son ya más que conocidos. Puedes cambiarle el vestido cuantas veces quieras: Onda Media, FM, DAB, TDT, Internet, en directo, en podcast… Pero el fondo siempre es el mismo: La radio es arte y como tal hay que entenderla. Y quien no quiera verlo sólo se engaña a sí mismo.

Nos movemos en un medio que ante todo transmite emociones. Desde la alegría de un gol de tu equipo hasta la rabia por perder un título en el último segundo. La tensión de una última hora en la que la radio se mueve como pez en el agua. El miedo que crea una Guerra de los Mundos o el llanto que provocaban las antiguas radionovelas. La risilla nerviosa que se le escapa al oyente que te dice «es la primera vez que hablo por la radio», la alegría de que te pongan tu canción favorita o que asocies ciertos sonidos a momentos concretos de tu vida.

Las voces que te divierten, entretienen, informan y acompañan. Cosas que jamás se podrán medir en un balance.

La radio ha perdido la perspectiva. Prima el negocio sobre el contenido, se piensa antes en cómo ganar el próximo euro que en si estamos haciendo bien las cosas. Y el camino es totalmente al contrario: Hay que probar, innovar, intentarlo y fracasar hasta que se dé con una nueva tecla. Y sólo en ese momento será posible el negocio. Con la ventaja de que las ideas que funcionan en la radio suelen hacerlo durante mucho, mucho tiempo.

La crisis económica nos afecta, por supuesto. Pero nuestra salida pasa por mirar mucho más allá de este momento.

1 thought on “La radio es arte.”

  1. Cuénto echo de menos la radio. Realmente, como arte que es, yo disfrutaba creando sonido, llamand a invitados, conectando con los oyentes….

    Un abrazo Fran!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *