Charlas sobre podcasting

Martina Castro (Adonde Media): “Quiero ayudar a muchos podcasteros de América Latina a transformarse en profesionales.”

martina-castro-adonde-media

Tengo mucha curiosidad no sólo por todo lo que está ocurriendo en el mundo del podcasting en España. También en Estados Unidos, donde evidentemente todos estamos mirando continuamente para ver lo que esperamos que llegue al resto del mundo en el futuro. También tengo mucha curiosidad por hablar sobre el podcasting en español. Es decir: Echar un vistazo a todo el mundo de América Latina, donde también están ocurriendo un montón de cosas que, como hablábamos con Ana Ormaechea, debe ser el objetivo que tenemos la gente en España. Compartimos un idioma y por tanto tenemos ahí un público objetivo muy grande. Pero es que en América Latina también están ocurriendo cosas.

Y una de las protagonistas es Martina Castro, una persona con gran experiencia en el mundillo del audio online, en el mundillo del podcast, y que tengo la suerte de que me acompañe hoy.

Hay un montón de cosas de las que quiero hablar contigo, así que, si te parece, vamos poquito a poco en orden cronológico, que creo que va a ser lo mejor. Tú eres una de estas personas que, en Estados Unidos, salta del mundo de la radio más tradicional al mundo de los podcasts. Esto en España hoy en día, y quizá en América Latina, está visto como una aventura cuyo resultado todavía no está nada claro. Pero entiendo que en Estados Unidos, Martina, ¿esto es una evolución natural, no? 

Sí. Sí porque, y esto lo estoy viendo mucho ahora que estoy viviendo en Chile y antes viviendo en Uruguay, que la gran fortuna del mercado de podcasts en Estados Unidos es que contaba con esta red muy fuerte, ya establecida hace décadas, de radio pública. Y la radio pública es (no sé si es así en España) tipo modelo de la BBC, pero sin contar tanto con fondos del Gobierno. La BBC cuenta completamente con fondos del Gobierno, pero en Estados Unidos es como un 10%. Y el resto se recauda de patrocinadores y también de los oyentes mismos.

Ya que lo preguntabas, aquí en España, Martina, Radio Nacional de España, que es la emisora pública estatal, es 100% dinero público, 100% dinero del Estado. Además quitaron la publicidad, con lo cual en ese sentido no hay otra vía de financiación. Y otra diferencia, quizá, con lo que me cuentas respecto a la BBC como al modelo estadounidense, y esto es una pequeña crítica que lanzo, es que no están tan al pie del cañón en cuanto a I+D. Que es una de las cosas que sorprende en cuanto a la radio pública estadounidense.

¿Cómo? Perdona, explícame mejor. Porque vas a escucharme hablar como si fuera nativa en español, pero mi primer idioma en inglés. Entonces a veces se me escapa un poco.

Me refiero a que has mencionado tanto a la radio pública estadounidense como a la BBC.

Pero no es igual.

Claro, no. Pero en lo que yo digo, ambas dos se caracterizan…. Ya no sólo hablo del modelo de negocio, sino del impulso que ambas emisoras, la pública estadounidense y la BBC en Inglaterra, hacen en cuanto a innovación. Es decir: BBC Radio hace formatos muy innovadores.  A mí por ejemplo me gustan mucho los que hacen en formato musical. y evidentemente la radio pública estadounidense impulsa mucho, por ejemplo, el podcasting.

Exactamente.

Eso, en España, no ocurre.

Ah, qué interesante, qué interesante. Hm… No sé por qué. Bueno, yo diría que en Estados Unidos… No puedo hablar por la BBC, pero en Estados Unidos la clave es ese enlace, ese lazo que tienen con los oyentes. Que si tú escuchas una radio pública, una emisora local, es una red de emisoras locales las que promueven también la recaudación de fondos. Cada tres meses, por ahí, vas a escuchar a los locutores pedirte plata. Y te dan un número de teléfono y la gente llama y dona.

Entonces, eso te hace sentir que tú no sólo eres dueño de, pero estás aportando con tu propio dinero al contenido que a ti te gusta. Me parece que hace que la red de NPR, tanto como las emisoras, presten atención a lo que está consumiendo el oyente. Y si el oyente quiere podcast, le van a dar podcast. Eso también pienso que impulsa un poco eso de innovar. Pero también quiero dar crédito a NPR, donde yo me formé como periodista, también ellos han prestado mucha atención a esto. El departamento digital de ellos ha ido creciendo muchísimo, a grandes pasos, y les doy mucho crédito por estar pendientes de lo que está pasando en el mercado, también.

Has dicho una frase que me llamaba muchísimo la atención: “Si el oyente quiere podcast, se les da podcast”. ¿En Estados Unidos existe esa demanda por parte de los oyentes?

Bueno… Para nosotros es como un boom fenomenal, pero claro, en cifras reales no podés decir que es como a gran… Yo pienso que todavía no estamos hablando de muchos, muchos, muchos millones de personas, pero está creciendo de…

Sí, de forma continuada, ¿no?

Exactamente. Entonces demuestra que va en crecimiento y, claro, lo que hemos visto después de Serial es que las grandes marcas se han metido al juego del podcast, y apuntando a que este contenido original e íntimo puede acercarlos a un consumidor muy potente.

Tú estás en Estados Unidos, tú eres una de las fundadoras de Radio Ambulante, que hoy en día forma parte de la NPR. Hablaremos después sobre tus recientes andanzas en el mundo del podcast en América Latina, pero, lo hablaba con Ana Ormaechea, ¿qué hueco hay para el audio en español dentro de un mundo como Estados Unidos donde sí está empezando a funcionar el podcasting profesional?

Yo pienso que está ahí, está empezando a verse. Yo, por lo que estoy haciendo ahora, por mi emprendimiento de ahora, estoy hablando con muchas plataformas y compañías de allá en Estados Unidos. Hablando de lo que estoy haciendo y del podcast en español, que hay muchísimo interés. Sólo que pienso que se está viendo que hay una cierta saturación de contenido. El iTunes de Apple cuenta con, me parece, más de trescientos mil podcast. Entonces, como que están buscando oportunidades en otros lugares.

También salió hace poco, en inglés pero fuera de Estados Unidos, un estudio sobre el crecimiento de podcasting en Australia, por ejemplo. Y la gente está como pensando un poco en eso de dónde hay también oportunidad para que crezca este movimiento. Entonces, te diría que estoy de acuerdo con Ana, que estuve escuchando la entrevista, que dice que la gente no quiere tener nada que ver con podcasts de fuera de Estados Unidos o que no sean en inglés, pero lo veo creciendo. Hay interés, pero vamos a ver cuánto dinero hay ahí, porque es fácil hablar pero es otra cosa tomar acción.

Evidentemente. Una cosa es decirlo y otra es hacerlo, como se suele decir. Tú has fiado tu futuro profesional a esta apuesta, la apuesta del podcasting. Acabas de lanzar públicamente, digamos, acabas de fundar Adonde Media, una productora de podcast radicada en Chile, donde estás viviendo ahora mismo. Y llevas varios meses preparando este lanzamiento junto con una incubadora de startups en este país. ¿Qué te dicen allí en Chile cuando comentas “voy a hacer una productora de podcasts”? Voy a hacer una productora de podcasts profesional, claro. Porque te he preguntado por Estados Unidos, pero esto es otro escenario.

Sí… Es otra cosa. Yo fui muy juiciosa en decir que es una productora bilingüe. Porque me parece muy importante poder unir la fuerza de lo que está pasando en el mercado de podcasts en inglés con lo que está pasando en los podcasts en español, o lo que puede pasar. Yo me postulé para Startup Chile con esta idea y yo pensé “vamos a ver si saben lo que es un podcast…”. Yo me quedé shockeada cuando me aceptaron, de hecho. Porque es una incubadora que suele promover compañías más tecnológicas en términos de escalabilidad. Pero me parece que lo que demuestra que me hayan aceptado es que reconocen el poder de este…

Aquí el podcast es innovación. En español, y me imagino que en España sigue siendo, por lo que me has dicho… Crear un podcast es algo súper innovador. En Estados Unidos, no tanto. ¡Todo el mundo tiene un podcast! En las series de televisión que a mí me gustan siempre hay chistes de “ah, no, esa chica tiene su podcast”. Como que todo el mundo tiene un podcast. Acá sigue siendo, la palabra en sí, extraña, rara, y hay gente que no sabe lo que es. Me parece que eso fue como reconocer el poder de esta medio. Porque ellos están invirtiendo dinero, tiempo y recursos en mí y en esta productora para ver qué puede pasar. Ven potencial, me parece.

Mira, el otro día publicaba una viñeta en Twitter de la serie Padre de Familia (Family Guy allí en Estados Unidos):

Eso te va diciendo que el podcast ya está dentro de la cultura pop dentro de Estados Unidos, y ya hasta las series de este calibre, de este tamaño, como Family Guy, se permiten hacer parodia y chanza con ello. Pero, claro, me recordó una cosa. Has dicho que en Estados Unidos todo el mundo tiene un podcast: las series, muchos profesionales, muchos personajes de todo tipo… Yo soy muy seguidor de la NBA, hay jugadores de la NBA que tienen su propio podcasts de entrevistas…

Aquí en España hay muchos podcasts. Hay una comunidad de podcasters muy grande, pero, haciendo referencia al sketch de Padre de Familia, se caracteriza en el 99% de los casos por ser proyectos amateur. Proyectos, pues como estoy yo ahora mismo, en mi casa, sentado en mi habitación, hablando contigo a mucha distancia. ¿Qué te has encontrado allí en Chile, cuando has empezado con esto?

Gracias a una conversación con Ana, ella me contó de los podcasts que estaban aliados con Cuonda. Conocí a los productores de Las Raras y yo me he hecho muy amiga de Catalina May y de Martín. Para mí es el podcast de América Latina en este momento. No es poca cosa, que ellos lo hacen solos. Entonces, en cierta forma es amateur, pero tienen el sonido profesional que uno busca en cualquier podcast narrativo de ese estilo. Entonces, veo que con pocos recursos se puede lograr esa sensación de algo profesional.

Pero, claro, monetizar es otra cosa. Y es muy difícil. Yo he estado hablando con varios podcasts, porque antes de lanzar la productora estaba trabajando como asesora de podcast. Y en ese trabajo me di cuenta… Yo les estaba preguntando “¿qué más necesitan?”. Y una cosa es monetizar, y otra es oyentes. Como que les hace muy difícil difundir y hacer que la gente escuche sus programas, y sus podcasts.

Evidentemente, hablamos mucho de monetizar, en general, pero ese es el último paso de una larga lista de tareas que un podcaster, o un profesional en general en su tarea, tiene pendientes, claro.

Exacto. Entonces, en Estados Unidos se sabe que uno tiene que llegar a cierta cantidad de oyentes antes de pensar en ir a buscar un patrocinador. La cuestión es que está tan de onda tener un podcast y patrocinar un podcast que ahora hasta, yo estoy en varias listas de productores, estoy viendo que podcasts con cinco mil oyentes ya están con patrocinador. Eso no se veía antes.

Hace unos pocos años tenías que tener veinticinco mil. En Estados Unidos. Estamos hablando de cifras de allá, porque yo sé que es otra cosa en Chile o en Colombia, o en España. Hay algo raro en el agua, no sé qué está pasando en Estados Unidos, pero todo el mundo quiere crear un podcast y patrocinar un podcast. Entonces, hay un boom, obvio que hay un boom. Yo lo que quiero hacer es ver, estudiar ese mercado y ver por qué y cómo se dio todo e impulsar eso aquí, en América Latina.

Me decías cuando conociste la entrevista en la que estuve charlando con Ana Ormaechea de Cuonda, que te sentías muy identificada por el proceso de creación de Adonde Media, con lo que contaba Ana respecto al proceso de creación de Cuonda. El nacimiento, el desarrollo, la forma de pivotar, que era una cosa que contaba y que era bastante interesante, y lo que ha resultado después de estos dos años. ¿En qué te sientes identificada con todo este proceso?

Hay muy poca información. La mayor cosa que yo saqué de eso y que, bueno, ella está mucho más adelantada que yo en el proceso de su trabajo. Que yo pienso que lo mío es un poco distinto, obviamente, porque quiero enfocarme en la producción de podcasts, y ella empezó por otro lado. Reunir podcasts que ya existían, monetizar, crear una plataforma… Pero bueno, las dos nos estamos enfrentando con la misma cosa. Que hay poca información. Es muy difícil descubrir podcasts en español.

Por eso yo lancé un newsletter, un boletín, para podcasteros en español, que trabajan en español, antes de crear Adonde Media. Eso fue lo primero que tenía muy claro. Que tenía que encontrar a los productores de podcasts. Estamos muy aislados en América Latina. Cada uno en su habituación, en su rinconcito de su país, con sus quién sabe cuántos oyentes. Yo estoy pensando en ellos. Porque obviamente hay redes, hay productoras más grandes y plataformas grandes que sí están mucho más avanzados. Pero la mayoría de podcasteros somos nosotros, como la gente que está empezando de a poquito, e individuales. Entonces pienso que ese es el reto: Unirnos y ver si juntos podemos empezar a visualizar, entender y cuantificar un poco lo que es el mercado para nosotros.

Y en ese sentido te hago una pregunta que le hice a Ana: Tanto ella como tú habéis partido vuestras carreras, el proyecto de Cuonda o el tuyo como profesional de la radio o los podcasts, en Estados Unidos. Donde, como ya nos has contado, la realidad es absolutamente diferente. Ella viene a España y se encuentra con algo que no tiene nada que ver con lo que tenía allí. Tú vas a Uruguay, ahora en Chile, ¿y qué sientes cuándo dices “ostras, que yo en Estados Unidos lo podía hacer, por qué aquí no”? ¿Es frustrante, o me traes mejores noticias que Ana?

No, no, no. No es nada frustrante. Porque con mi trabajo de Radio Ambulante, fundando Radio Ambulante, haciendo crecer Radio Ambulante (que era un podcast producido en Estados Unidos, pero para Latinoamérica y para latinos dentro de Estados Unidos), yo ya tenía muy claro el estado del mercado aquí. Yo sabía, y yo esto lo digo mucho, que cuando vengo para acá estoy hablando de algo futurístico. Como que “yo he visto el futuro. Existe esta cosa: Podcast. ¡Te va a encantar! (Risas) ¡Vas a bajarlo a tu teléfono, vas a estar escuchándolo mientras que caminas por la calle, cocinando…!” Pero claro, siempre siento esa sensación.

Siempre la he sentido. Porque cuando yo visitaba a mi familia en Uruguay, veía que yo venía de un mundo donde había Internet en las casas, que era todo no básicamente gratis, pero que nadie pensaba en el tiempo que uno estaba en Internet. Pero yo iba a Uruguay y veía que la gente prendía rápidamente la máquina para mandar los mails y lo apagaba. Porque era tan caro tener Internet… O se iban a los cybers. Pero pocos años después ya alcanzaban lo que estaba pasando en Estados Unidos. Entonces, yo pienso que se viene ese boom a América Latina.

Claro, no contamos con los mismos recursos, la misma red de radio pública, o el mismo compromiso por parte de los oyentes. Pero, por ser podcast, que es un medio súper íntimo, yo pienso que se pueden trasladar ciertos elementos de lo que está pasando en Estados Unidos a América Latina. La cuestión es tener paciencia para que pase.

Todo esto que acabas de decir suena al comienzo de un discurso para vender un formato, vender un programa o vender un podcast en este caso, a un patrocinador. A un cliente, a un sponsor. ¿Has llegado a hacer esto ya? Es decir: Todo esto que acabas de contar, ¿se lo has planteado a alguna marca allí? Y en el caso de que sea que sí, ¿qué respuesta has recibido?

(Risas) Todavía no, estamos en eso. Esto de StartUp Chile está buenísimo porque es como una escuela startup. Yo no sabía lo que era validar el mercado, descubrir todas estas palabras y términos que uno tiene que usar…

Estas cosas de gente de marketing, ¿no?

Exactamente, pivotar… Yo aprendí esas palabras aquí. Pero es una escuela y hay una cierta estructura, y yo me propuse metas para completar al final del programa. Que se termina a fines de septiembre. Hice mucho estudio de mercado hasta ahora. También tuve la suerte de traer un cliente. Estoy trabajando con un cliente ahora para desarrollar un piloto de un podcast, pero eso es más branded content. No sé cómo decirlo en español.

Sí, lo decimos igual. Lo decimos mal dicho, pero branded content, sí.

Ya, perfecto. (Risas) Entonces, en términos de crear contenido original y llevárselo a un patrocinador para que patrocine el podcast original, estamos pasando a eso ahora. ¿Pero qué pasa? Estoy encontrando la misma falta de información que encuentra Ana. Ella lo encontraba en términos de métricas de cada podcast. Yo lo encuentro en términos de los oyentes. Yo quiero conocer a los oyentes de podcasts en español. Quiénes son. Yo no puedo seguir usando estudios de mercado de Estados Unidos. Estar diciendo “bueno, se espera que se va a dar esto en América Latina”. No.

Lo que he hecho a través de Podcasteros, he hablado también con la red de podcasts que se llama Lunfa, en Argentina, otro grupo de Facebook que se llama Unión Podcastera… Entre los tres grupos vamos a impulsar una encuesta. Vamos a invitar a productores a participar de esta encuesta colaborativa para ver si juntos podemos ir lanzando esta encuesta a los oyentes de podcasts en español para conocerlos mejor, y compartir esa información para tener una idea de quién está escuchando nuestro contenido. Estamos en proceso de eso, y con esa información, ahí sí puedo ir a una marca y decir “cuando tú patrocinas este podcast, le estás hablando a esta persona, este perfil, le gusta este tipo de producto…”.

Yo también estoy aprendiendo de esa parte, yo nunca he tenido que vender nada en mi vida. Como me crié en el mundo de radio pública, siempre sentí como cierto orgullo de no tener que vender nada. Se veía como un bien público. Pero me parece bien darnos cuenta de que hasta eso lo estamos vendiendo. Alguien lo está apreciando y valorizando. Entonces tenemos que ver cómo en este mercado, para que traspase de ser algo que uno hace los fines de semana…

Sí, que deje de ser un hobby y pueda ser un trabajo, claro.

Exactamente. Yo quiero ayudar a muchos podcasteros a transformarse en profesionales.

Me siento identificado con una cosa que dices, Martina, y es este papel que acabas de asumir tú. Que a mí me está pasando también con uno de los podcasts en los que estoy trabajando ahora mismo. Yo soy locutor de radio también, como tú, tú eres también productora, redactora de radio, y ahora mismo pasas a ser un poco “mujer-orquesta”. Tienes que hacer de todo: desde idear, vender, que es una de las cosas más complicadas en este mundillo… Que a mí también me está pasando el tener que cambiar el chip. Yo estoy convencido de que todo este experimento, todo este proceso, todo este trabajo que estamos haciendo al final nos ayudará. Me doy también a mí mismo, y a ti, una palmadita en la espalda para que sigamos.

Pero hay una cosa que me llama la atención en lo que dices, y lo hablaba con Ana el otro día. Tú estás hablando todo el rato de América Latina. Evidentemente vosotros tenéis una ventaja geográfica, simplemente por el hecho de estar en Sudamérica. Todos los países juntos, es mucho más sencillo que tú estando en Chile puedas llegar a Uruguay, puedas llegar a Colombia, puedas llegar a cualquier país donde haya un interés por el podcasting compartiendo el idioma. Te hago la pregunta al revés que se la hacía a ella: ¿Cómo se ve el podcasting en España desde allí? Es decir: ¿Hay sensación de comunidad con nosotros, o somos dos mundos completamente aparte?

Yo siento mucha comunidad, mucha sensación de comunidad. Y eso siempre ha sido así. Estoy hablando de mi perspectiva, también siendo extranjera aquí. Porque yo en Estados Unidos me siento latinoamericana, uruguaya. Aquí me siento gringa. Pero con esa mirada de extranjera, claro, los latinoamericanos consumen contenido con el acento español. Consumen series españolas. Me parece que siempre ha sido así, y no me llamó la atención cuando comencé a buscar. Porque el newsletter de Podcasteros cuenta siempre con una recomendación de podcast.

No me llamó la atención de ver podcasts de España ahí. El otro día me recomendó Mariano Pagella, de Lunfa, escuchar El Gran Apagón. El primer minuto estaba enganchada. Enganchadísima. Y a mí no me gusta la ficcion. A mí no me gusta la audioficción, Pero me enganché más. Y dije “esto está buenísimo”. De hecho, desde aquí se ve que en España tienen el mercado mucho más desarrollado.

¡Vaya! ¡Sorpresa!

(Risas) En serio, en serio. Me sorpende a mí escuchar que todavía está en la misma etapa que estamos aquí.

Claro, aquí sí que es cierto que evidentemente si tomas como referencia El Gran Apagón, es decir, Podium Podcast… Te recomiendo también Bienvenido a La Vida Peligrosa. Claro, es el mayor grupo de comunicación, o uno de los mayores grupos de comunicación, que hay en España, lo cual no deja de ser una rara avis dentro del mundo del podcasting, porque como te decía antes el 99% es esa comunidad podcaster amateur que poquito a poco va evolucionando, los que quieren monetizar. Pero también es un signo de que el sector va creciendo. Que una empresa como PRISA Radio, también presente en Latinoamérica, se interese por el mundillo del podcast. Es decir, Martina, me imagino que tú también, espero que me corrobores esto, se van viendo brotes verdes en el mundo del podcasting profesional.

Totalmente, totalmente. Esa última noticia que salió de PRISA, que están lanzando esta plataforma que se llama Hertz para ver cómo ponemos… ¿Cómo es? ¿Transcribir los podcasts? ¿Es así?

Bueno, lo que hacen en realidad ellos, han comenzado por transcribir la radio en directo. Que me parece mucho más difícil.

¡Uf! ¡Buenísimo! Entonces, hay innovación, hay fondos para innovar, y estamos apuntando a que crezca esta comunidad. Yo lo veo muy positivo, lo único es que no tengo mi bola mágica para decir cuándo va a estallar el boom. En eso concuerdo con Ana. Va a llegar algo como un “Serial” latinoamericano, para que realmente todo el mundo preste atención. Igual que en Estados Unidos. En Estados Unidos hace tres años, cuatro años, había mucha gente que estaba en el mismo lugar que ustedes.

Mira, ahora, que me dices esto. Ha habido gente a través de Twitter que cuando han visto,,, Yo destaqué el titular, en la entrevista con Ana Ormaechea, que “hace falta un Serial”. Evidentemente, leído el titular como tal, se queda corto o quizá queda un poco descontextualizado. Pero tengo que aclarar que el blog te deja poner lo que te deja poner, y ya no me cabe más. O sea que ese es el motivo.

Pero claro, el contexto era “ahora mismo el mundo del podcasting en español está creciendo, pero necesitamos un formato, necesitamos una idea, necesitamos un programa que llame la atención del público generalista”. Ya no sólo por sí mismo sino que coloque el podcast en boca de la gente en general, como ocurrió en Estados Unidos con Serial. Y hay gente que me está diciendo “el ecosistema del podcasting en España, o en español, en 2017, no es ni de lejos el de Estados Unidos pre-Serial en 2013-2014”. Y tú me acabas de apuntar que no. Que sí que se parecen.

En ciertas cosas, sí, puede ser que sí. Obviamente, siempre va a haber esa falta de una red de radio pública tan fuerte que ha impulsado creatividad, innovación, a través de fondos públicos. Y lo digo eso, específicamente el dinero de oyentes. De gente que está apoyando. Pero claro, siempre va a faltar eso. También falta… Honestamente, “This American Life“, que impulsó Serial, ha estado al aire en la radio pública estadounidense por, no sé, ¿treinta años? ¿Veinte años? ¿Quince años? No sé, hay mucho tiempo antes de poder crear lo que crearon con Serial. Entonces sí, es verdad, faltamos eso.

Pero al otro lado de la moneda, tenemos también un área geográfica, y también núcleos de incubación, por ponerlo en término de startup, donde estamos fomentando la creatividad de diferentes formas, y jugando de diferentes maneras. Lo único es juntarnos a potenciar esto. Eso es lo que veo que es muy difícil hacer. Porque en Radio Ambulante intentamos eso. Queríamos contar historias de América Latina. Y la primera crítica era “pero por qué le va a importar a un argentino lo que está pasando en Colombia”. Yo pienso que a lo largo de cinco años de producir y hacer crecer el programa, comprobamos que hay interés. Y con todo el flujo de gente que está pasando… Ahora en Chile hay haitianos, hay colombianos, hay venezolanos… Esa barrera, esas fronteras nacionales, se ven mucho más flexibles…

Sí, están mucho más difuminadas. En España, por ejemplo, contamos con una gran comunidad también de ciudadanos latinos.

Ahí va. La cuestión es cómo trasladamos esa mezcla, que vivimos día a día socialmente, a lo profesional. Cómo nos vamos a potenciar como región o como hispanoparlantes. Y por eso estoy lanzando la encuesta en general., Y es cooperativa, es colaborativa, nadie va a ser dueño de esos datos. Los vamos a compartir entre todos para que todos veamos que estamos en esto juntos. Nadie lo puede hacer solo.

Bueno, miremos al futuro, Martina. Con Adonde Media, lo primero de todo, nos decías: Estamos metidos en esta incubadora, en Startup Chile. Por lo que me has contado no te queda mucho tiempo ya de periodo de incubación, ¿no? Porque has dicho que terminas a finales de septiembre, si no me equivoco. En el momento en que grabamos esta charla queda… Pues menos de dos meses. Estáis buscando ideas, eso lo primero de todo. Estáis buscando, además, ideas muy concretas. Es decir: Tenéis muy claro las cosas que queréis producir de aquí a muy poco tiempo.

Sí, sí tengo. Aquí se habla mucho del MVP. El MVP es el producto mínimo que puedas producir para demostrar lo que puedes hacer.

Producto Mínimo Viable, ¿no?

Ahí va, gracias, sí. (Risas) Estoy creando eso. Ahora. Es un piloto de podcasts para… Bueno, no sé si quiero decir lo que es todavía. (Risas)

Bueno, di lo que quieras, y si no ya lo aprenderemos dentro de un tiempo.

Sí, a finales de septiembre ya puedo contarles más. También estoy trabajando en este primer piloto para una marca. También tengo, potencialmente, otro cliente para eso. Pero estoy queriendo producir algo y también llevarlo al mercado y ver qué encuentro. Pero es, como dijiste, somos una orquesta de uno. Estoy haciendo todo. Liderando la producción, y también pensando en el mercado y recaudar información y poder ir a un patrocinador y decirle con confianza “mira, si tú patrocinas este proyecto vas a acceder a esta audiencia”. Y bueno, convertirme en vendedora también. Pero, al final, quiero tener una mejor visión de lo que es el mercado hispanoparlante para podcasts y ver cómo Adonde Media entra en eso. Porque yo ahora estoy enfocándome en producción.

En Estados Unidos hay una productora que se ha hecho muy famosa, que se llama Pineapple Street Media. Trabajaron en el podcast de Hillary Clinton durante la campaña, para una estrella de cine que se llama Lena Dunham… También un podcast que se hizo famoso que se basaba en un tipo muy famoso del ejercicio que se llama Richard Simmons… Han lanzado muchos proyectos de alto perfil y yo estaba siempre pensando en basar mi modelo de negocio en lo que estaban haciendo ellos. De producir contenidos de alta calidad, con mucha atención al diseño de sonido y de calidad de sonido. Y ofrecer ese servicio a varias compañías, pero lo que puede cobrar una compañía así en Estados Unidos, no hay cómo comparar aquí.

Aquí estoy tratando de convencerles de que inviertan en un podcast. O, como dijo Ana, contarles qué es un podcast. Entonces, veo que voy a tener que ir ajustando. Y esto del pivoteo y el pivotar… El pivot es esencial y fundamental en el mundo de startups. Y también en incubación. Entonces, capaz que hablamos a finales de septiembre y te digo “otro negocio”. No sé, no sé…

Me pasa un poco como a ti con esto de los términos de marketing y de emprendimiento. Para mí “pivotar”, hasta hace tres meses, era un movimiento de baloncesto.

(Risas)

Yo jugaba mucho antes. Nada más que eso. Pero bueno, se va aprendiendo de todo. Esto en cuanto al corto plazo. Estamos hablando de los proyectos que tienes para septiembre. Te voy a preguntar por el medio plazo, primero. Todos estos proyectos, ¿a dónde te gustaría que condujeran?

(Suspira) Mira, yo lancé hace poco mi primera convocatoria de propuestas para productores. Pidiendo ensayos personales para este piloto. Lo lancé y me di cuenta inmediatamente. “Esto es tan raro”. Como en el mercado de Estados Unidos se ve esto por las redes, y también en la comunidad de productores, cada dia. Un Call for Pitches. Una convocatoria de propuestas. Aquí es como rarísimo ver que alguien te quiera pagar para producir un podcast.

Por lo mínimo quiero empezar a crear una conciencia entre los productores que esto es posible. Como que sí: Hay gente que te quiere pagar para crear algo para un podcast. Y como empezar a unirnos. En mediano plazo, eso sería un gran logro para mí. Como que decís “bueno, estamos unidos y estamos viendo cómo podemos trabajar juntos y colaborar”. Para mí ese proyecto de Podcasteros, del newsletter, llevarlo más allá. Quizás a crear entrenamientos, o encuentros. Eso ya sería un gran logro, porque estamos demasiado aislados y desconectados.

Si te ha gustado esta charla sobre podcasting en América Latina con Martina Castro de Adonde Media, no olvides suscribirte a mis canales en iVoox o iTunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *