Blog

Por qué no creo en la radio DAB para España.

`logotipo dab+ digital audio broadcasting

El formato digital DAB+ está más en boca del sector de la radio que nunca, debido al apagón de la FM que Noruega está a punto de realizar. Hay muchos temas que tratar respecto a este asunto. Así que si te interesa el formato, el hecho del apagón en sí o las consecuencias que puede tener para el sector radiofónico europeo y español, te aconsejo el blog de Gorka Zumeta, partidario del DAB+ para nuestro país que ha hecho un exhaustivo repaso a todo ello.

No me escondo: No creo en la radio DAB+ como solución óptima para España, y ya he tratado las diferentes opciones en este blog.

¿Por qué no creo en la radio DAB para España?

Lo más sencillo sería decir: Porque ya se intentó y no funcionó. Pero es un argumento bastante pobre. España fue pionera en la implantación del estándar DAB en Europa. Y para una vez que nos lanzamos a hacer algo los primeros, nos salió mal. Hubo muchos motivos para ello. Por un lado, la complicación de tener que cambiar TODOS los aparatos de radio en nuestras casas, oficinas y coches. ¿Os acordáis del lío que se montó con la TDT? Pues explícale ahora a tu abuela o al vecino mayor que su radio de toda la vida ya sólo le va a servir como pisapapeles.

Por otro lado, las empresas radiofónicas nunca lo vieron claro. Aunque algunas se lanzaron a emitir en DAB y hoy en día lo siguen haciendo. Pero sobre todo, lo que mató a la radio DAB en España fue la crisis económica. Otra víctima más.

Esto ocurrió en los años 2000-2002. Han pasado quince años. Y muchas cosas han cambiado.

¿Con qué fortalezas cuenta hoy la radio DAB en España?

Realmente con las mismas que ha contado siempre. Mayor eficiencia en la transmisión, mayor calidad de sonido y unos precios más razonables para los emisores que otras opciones.

Esto ya nos lo explicaron con la llegada de la TDT, porque el caso es el mismo pero trasladado a la radio. Por donde ahora emite un canal de televisión o una emisora de radio en analógico, con el nuevo formato podrán hacerlo varias. Así que los oyentes tendremos más emisoras de radio entre las que elegir. Por otro lado, si la TDT permitió la llegada de los canales HD a nuestros televisores, la radio DAB traerá sonido 5.1 a nuestros oídos. Y además, a nivel industrial, las propias emisoras podrán realizar un mejor aprovechamiento de sus instalaciones de emisión, alquiler de equipos, etc.

Esto no ha cambiado mucho desde 2002 hasta 2017. Sí es cierto que el estándar ha variado en algunos países europeos pasando del DAB al DAB+, lo cual acentúa más aún estas ventajas.

¿Cuáles son las debilidades de la radio DAB en España?

Para mí, aquí está la clave. Durante estos quince años que han pasado esas debilidades del formato DAB no han hecho más que crecer.

Primero, por el factor “ya se intentó y no funcionó”. Supongo – repito, supongo – que muchos ejecutivos de los grupos audiovisuales de nuestro país no estarán muy dispuestos a volver a apostar por algo que en su momento fracasó. Pero esto es un brindis al sol mío que espero que alguien me confirme o me desmienta.

Segundo, porque ha pasado mucho tiempo. A la TDT le ocurrió lo mismo. Hubo un primer intento que no funcionó (¿os acordáis de Quiero TV?) y pasados unos años se recuperó el proyecto. Curiosamente el proyecto Quiero TV coincidió en el tiempo con la llegada de la radio DAB a España. 1999-2002. La diferencia es que el apagón analógico de la TV española llegó en 2010. “Sólo” pasaron ocho años. En la radio ya llevamos quince… y lo que quede aún.

La radio DAB y la TDT: Dos conceptos similares, dos historias muy diferentes.

El problema de que haya pasado tanto tiempo es que a la radio digital terrestre le han surgido competidores que la TDT aún no tenía en aquel momento. O por lo menos no tan fuertes. Y hablo concretamente de Internet. Porque la radio online ya es una realidad, entendida como la distribución de la misma señal de la FM o DAB a través de la red. Internet, además, ha permitido el nacimiento del podcasting con contenidos alternativos a la radio FM, que es algo que por ahora la DAB simplemente puede prometer.

Por último: A nivel de usuario el ejemplo de la TDT no augura nada bueno ni para los profesionales ni para los consumidores de radio. Aún recuerdo cuando en la carrera me decían que la llegada de la TDT iba a provocar una explosión de canales de TV y un gran aumento de puestos de trabajo. No ha sido así. Y se les dijo a los espectadores que iban a tener una gran diversidad de canales temáticos para consumir en cada momento lo que quisieran ver. Al final, la mayoría de canales han acabado en manos de las grandes televisiones de los 90 y emitiendo reposiciones con bajos resultados de audiencia.

Evidentemente la radio online presenta hoy en día algunos problemas que hay que solucionar. James Cridland los repasa en este artículo (gracias al profesor Luis Miguel Pedrero por compartirlo). Dichos problemas, por resumirlos rápidamente, son los costes tanto para emisores como para usuarios. La radio a través de Internet es muy cara a partir de cierto número de oyentes simultáneos. Y el usuario todavía cuenta los megas de su tarifa de datos como si fueran un tesoro. Por último, el consumo de batería usando radio online es mayor que con FM o DAB.

¿Es más viable la radio online que la radio DAB hoy en España?

Hoy, en España, no. Los motivos que expone James Cridland son correctos, pero con dos salvedades. Primero que la FM sigue siendo la reina indiscutible y nadie siente la necesidad de eliminarla. En Noruega la mayoría de oyentes no querían este apagón de la radio analógica. Pero es inevitable que la industria avance. Y que en algún momento la transmisión FM sea sustituida por otro formato más eficiente, más moderno y probablemente más barato.

Pero todos sabemos que España va a tardar mucho en realizar este cambio. Y para el día que España quiera apagar la radio FM, Internet será una opción mucho más eficaz. Los costes de transmisión habrán disminuido, como ocurre con todas las industrias. Los usuarios tendrán mejores tarifas de datos o, quién sabe, la añorada tarifa plana en el móvil como ya tenemos en nuestras casas. El podcasting tendrá más difusión entre los consumidores de productos radiofónicos.

Además, el retraso de España en el avance en Internet es menor que en otras industrias. Los móviles de última generación llegan aquí mucho más rápido que, por ejemplo, la radio digital respecto a otros países. Las baterías mejorarán, los chips también, y la radio por Internet será más eficiente en cuanto a consumo de batería. Ah, y por cierto: todos los smartphones reproducen radio online. Bastantes de ellos FM. Prácticamente ninguno DAB. Todos los coches reproducen radio FM. Cada vez vemos más conectados a Internet. Casi ninguno a DAB.

Y entonces, la radio DAB+ habrá llegado tarde. Simplemente.

PD: Se me olvida un pequeño detalle. El hecho de que Internet elimina el privilegio de los grandes grupos mediáticos que tienen licencias para emitir. Muchas y mejores que la competencia. Habrá que ver cómo se resuelve eso, si es que se puede resolver. Pero esto es harina de otro costal y materia para otro post.

PD2: En mi casa hay 9 o 10 receptores de radio analógicos. 5 ordenadores, varias tablets y 6 móviles. Los del segundo grupo me servirán para escuchar radio por Internet. Los primeros no para la DAB.

1 thought on “Por qué no creo en la radio DAB para España.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *