Charlas sobre podcasting

La psicología en tu proyecto de podcasting, con Molo Cebrián.

molo-cebrian

Recientemente leí un artículo publicado por Spreaker que hablaba de un concepto sobre el que yo quería hablar aquí, y al que no sabía poner nombre. Resulta que existe. El concepto se llama “podfade”, y viene a ser, traducido literalmente, el desvanecimiento de un podcast. Se refiere a este proceso, a este fenómeno, que se produce ya no sólo en podcasters, sino en mucha gente que pone en marcha un proyecto, y que cuando ve que no tiene los resultados que en su momento soñaba, unos resultados habitualmente espectaculares, entonces se viene abajo y lo acaba abandonando.

Y de esto quería hablar con un amigo, con un compañero, que creo que tiene dos motivos por los cuales charlar sobre este tema. Primero, que él está poniendo en marcha, ya desde hace tiempo, su propio proyecto. Lo podéis escuchar: Es ALT Radio. Y segundo, que además se está formando para ser psicólogo creo que en un futuro no demasiado lejano. Hablamos con Molo Cebrián.

Me llama la atención, Molo, que se habla muchísimo sobre podcasting, que se habla muchísimo sobre la radio online, del audio online, se habla de ello como si fuera un boom en el que todo se va a hacer no sé si rico, o que todo el mundo va a conseguir muchísima publicidad ahora mismo, pero nadie menciona el esfuerzo y el trabajo que esto lleva detrás.

Claro. Bueno, me ha encantado lo que has dicho. Y me encanta utilizar la palabra “motivación” para referirnos a todo esto. Como tú bien dices, yo estoy estudiando psicología, así que nadie se tome esto como palabras de un psicólogo, porque no. De un estudiante de psicología y de primero. Pero bueno, me gusta casi más hablar en mi lado de podcaster y de creador también de una radio online. Que ya llevamos en la pelea casi un año a lo tonto, el podcast lo comenzamos hace casi un año. Y es muy cierto lo que apuntas, Fran. Es cierto que muchas veces tenemos unas pretensiones muy altas. Queremos todo rápido porque vivimos en una sociedad en la que queremos todo rápido. Y cuando de repente no se cumplen esas altas expectativas que tenemos, en muchas ocasiones tiramos todo por la borda.

Pasa, obviamente en el mundo del podcast, pero pasa también en el mundo de los blogs, donde el 95% de los blogs se dejan de actualizar pasado un año. Es decir: Sólo un 5% sobreviven. Pues no sería raro que ahora que los podcasts se están poniendo tan de moda, se pudiera extrapolar esa cifra. Y que veamos, a lo mejor, que de la gran mayoría de los podcasts que surgen sólo se quedan unos poquitos en la batalla. No sé si un 5%, porque me parece un número muy bajo para los podcasts. Pero no creo que sea superior al 20%, no sé si tú tienes el número por ahí.

“Muchas veces tenemos unas pretensiones muy altas. Queremos todo rápido porque vivimos en una sociedad en la que queremos todo rápido.”

No, no tengo números. Tampoco me he preocupado en buscarlos, la verdad, porque creo que es un fenómeno que está bastante a la orden del día. Decías tú lo de los blogs, y eso es cierto. Básicamente, en general, yo creo que lo podemos extrapolar a todos los proyectos en Internet y no sé si decir que a todos los proyectos en la vida. Y me viene a la mente también una frase muy de radio, que seguro que la conoces y la voy a exagerar mucho. “Se tarda toda una vida en ganar a un oyente y un solo segundo en perderlo”.

Con lo cual, ya refiriéndome al mundo del audio, llámalo radio, llámalo podcast, llámalo como quieras, la gente que ponga en marcha un proyecto de radio tiene que tener en cuenta las especificidades de este medio. Es decir: Esto siempre tiene que ser un trabajo a largo plazo. Y parece que se nos olvida muchas veces.

Sí, efectivamente. Aparte que lo que tenemos que buscar en estos casos es que la motivación que tengamos sea una motivación realmente intrínseca y que partamos de una idea, de una meta, realista. Fíjate que estaba mirando por ahí apuntes, he de decir que tengo aprobada Psicología de la Motivación, ¿vale, Fran? Y la definición que pone de motivación es “fuerza o energía que activa, dirige y mantiene el comportamiento”. Si te fijas es eso, ¿no? Es una energía que activa. Por un lado tenemos que ser proactivos para poner en marcha un podcast. Que la dirige, poniendo un objetivo. Tenemos un objetivo que debe ser realizable, medible.

“El 95% de los blogs se dejan de actualizar pasado un año. No sería raro que ahora que los podcasts se están poniendo tan de moda, se pudiera extrapolar esa cifra.”

Y luego la tercera parte, de la que hablamos hoy. Tiene que ser una fuerza o energía, esa motivación, que la mantenga en el tiempo. Y esa es la clave. Pero para todo eso hay que cumplir con las otras. Primero, hemos hecho “clic”, hemos sido proactivos. Hemos puesto en marcha un proyecto que seguro que es apasionante. Pero a lo mejor, ojo, ya la segunda parte, la de la dirección, ya no la tenemos tan bien puesta. Y no hemos puesto un objetivo realista. O no hemos puesto un objetivo que sea compatible con el resto de nuestra vida. Es decir: Si queremos hacer un podcast diario de dos horas, es muy probable que si tenemos otros trabajos, pasados diez días digamos “uf, esto ya se me complica”.

Yo creo que lo primero es, una vez que vamos a dar el paso y somos proactivos, puede que una de las claves básicas para seguir en todo esto es que tengamos un objetivo claro y razonable. Muy razonable.

Quiero poner en contexto toda esa teoría de la que hablamos con tu caso práctico. Que es el nacimiento de tu radio, de ALT. Lo primero, ya que hablabas de esa motivación, de ser proactivo, y de esa idea. ¿Cuánto tiempo pasa entre que tú un día dices “oye, pues podría poner en marcha un proyecto de radio sobre música alternativa, sobre música indie” y que el primer día lanzas el primer podcast de La Hora ALT? ¿Cuánto tiempo pasa entre una cosa y otra?

“Lo que tenemos que buscar en estos casos es que la motivación que tengamos sea una motivación realmente intrínseca y que partamos de una idea, de una meta, realista.”

No sé exactamente cuánto tiempo pasó. Te puedo decir que desde la primera idea muchos meses, desde la idea inicial. Pero desde cuando ya me propuse ponerlo en marcha, desde el día en que ya realmente me senté con una amiga, y ya esa idea estaba hablada y muy hablada, y me junté con Ana Medina para sacar el proyecto, que inicialmente fue un podcast y ha desencadenado en una radio online de música indie alternativa… Pues yo creo que fue un mes. Es decir: También porque yo cuando lo veo claro me lanzo.

Pero ojo, empezamos de una forma muy realista. Empezamos con un podcast de una hora semanal. Era un programa de música, un podcast de música donde realmente el contenido se preparaba con cierta facilidad y lo podíamos abarcar en nuestro tiempo libre. También te digo que luego la cosa ha ido aumentando y hemos tenido que ir recalculando. Esto es como el GPS: cuando empiezas a crecer tienes que ponerte a recalcular. Y ver que tal vez, cuando la cosa va creciendo no tienes todos los recursos ni todo el tiempo disponible y tienes que volver a organizarte un poquito. Pero fue rápido.

“En ALT empezamos de una forma muy realista. Empezamos con un podcast de una hora semanal.”

Hay dos cosas, dos fenómenos que se producen también a la hora de poner en marcha un proyecto de audio. De vuestro podcast en este caso. Que son, lo primero: Bueno, tú eres más profesional del medio, de la radio en este caso, pero hay mucha gente que dice “voy a hacer un podcast”. O “voy a hacer una radio”. Y llega un momento en que se pregunta “vale, ¿y yo cómo hago esto?”. Y se da cuenta de que no es tan sencillo como podía pensar en un principio. A no ser aspire simplemente a grabarse con el micrófono interno del ordenador y a obtener una calidad bastante cuestionable. Tú no lo hiciste así, eso lo primero.

Y lo segundo, hay un momento crítico, que no sé si a vosotros os pasó. y es que tú lanzas tu primer capítulo y todos los amigos, o toda la gente que tiene curiosidad, se ponen a escucharlo. Ý tú miras la audiencia y dices “ostras, qué bien ha funcionado”. Pero lanzas el segundo y sólo se queda la gente a la que realmente le está interesando. Y lanzas el tercero y ya sólo se queda la gente que, digamos, es fan. Y a partir de ahí tienes que construir. ¿Tú te enfrentaste a ese primer pico, o en tu caso fue completamente diferente?

“Para mí la cifra fundamental, mi tranquilidad viene cuando subes el podcast y al día siguiente ya ha subido a las tres cifras.”

Si te soy sincero, Fran, yo aquí tuve mucha suerte. Tú y yo hemos trabajado mucho tiempo en los medios de comunicación y ya sí, quieras que no, arrastrabas a un número de gente importante que te iba a apoyar. Nuestro podcast de La Hora ALT no es que sea un podcast tan importante como los que comentas muchas veces y que pueden prácticamente vivir de ello. Pero mira, para mí la cifra fundamental, mi tranquilidad viene cuando subes el podcast y al día siguiente ya ha subido a las tres cifras. Yo digo “ya he llegado a 100, pues ya me quedo calmado”. Ya digo “bueno, el trabajo está bien hecho porque al menos ya en un periodo corto de tiempo un número significativo se lo ha descargado”.

Luego, obviamente, lo bueno de esto es que tú dejas un contenido en la red que a lo mejor ahora es interesante para pocos. Puede ser, o no, o para muchos. Pero a lo mejor dentro de tres semanas o un mes algo que tú comentaste se convierte en noticia. Y ese podcast va a tener en ese momento muchas más descargas. Así que yo creo que el tema es también pensar en esto como un trabajo siempre, como tú comentabas, a largo plazo.

“Cuando tú lo haces porque quieres dar a los demás algo que para ti es importante, enfocas mejor que al principio no tengas la respuesta que tú esperabas.”

Y me gustaría volver a tocar un tema un poco “de psicología”. Se habla mucho de dos tipos de motivaciones: la intrínseca y la extrínseca. La motivación extrínseca: cuando a ti te pagan por hacer un trabajo. Tienes una motivación que está fuera, que es el entorno, etc, etc. Y lo que mola en esto es cuando la motivación es intrínseca, cuando sale de ti. Cuando tienes un objetivo, una necesidad vital de poner esto en marcha. Entonces, cuando tú lo haces porque la motivación está dentro de ti y quieres dar a los demás algo que para ti es importante, yo creo que enfocas mejor el que a lo mejor al principio no tengas la respuesta que tú esperabas. Eso te va a hacer mantenerte ahí.

Y yo creo, sinceramente, que en el mundo del podcasting tenemos que tirar por esa motivación. Porque pasa lo mismo que en el mundo de los blogs, que yo conozco un poquito más. Y es que cuando alguien se mete en esta aventura de hacer un podcast, o un blog, con el único objetivo de sacar un rendimiento económico, generalmente eso no va a ningún lado. Porque mira, lo bueno de los podcasts, y por lo que a mí me encantan los podcasts y los consumo como tú, es que te encuentras a gente, de verdad, que quiere aportar cosas desde su conocimiento. Porque son muy buenos en una determinada cosa y lo cuentan. Pero claro, cuando alguien quiere meterse porque algo está de moda y puede ser interesante, y le puede dar marca, y le puede sacar rendimiento económico… En la radio, en los podcasts, se nota, ¿verdad?.

“Cuando alguien quiere meterse porque algo está de moda y le puede sacar rendimiento económico… En la radio, en los podcasts, se nota.”

Eso es lo bueno y la maravilla de esto, que cuando alguien escucha a alguien ya sabe si está en serio, si realmente le apasiona, o si te está vendiendo algo pero realmente no está poniendo su feeling, su sentimiento ahí. Entonces yo creo que la clave es que tengamos motivaciones intrínsecas. Eso nos va a hacer permanecer en el tiempo. Obviamente todos queremos un poquito de autoestima. Todos queremos la gente nos dé una palmadita en la espalda de vez en cuando y nos diga “oye, está bien hecho y me gusta tu trabajo”. Pero lo importante aquí, de verdad, es que nuestra motivación venga desde dentro, que sea una motivación real.

También está claro que es necesario recibir una serie de motivaciones, o de respaldos externos. Entre los cuales tú has comentado esas cifras de audiencia. Que el objetivo es que al principio, por pequeñas que sean, vayan creciendo progresivamente. Hay días mejores y días peores, eso está claro. Mencionabas el caso tuyo, de que tú decías al principio que si llegabas a las tres cifras te dabas por contento. Ya cada uno se pondrá las metas que quiera. Habrá quien piense “para hablar a cien, doscientas personas, casi ni me pongo”. Porque mi objetivo será, quizá, tener notoriedad, tener mucha audiencia, ganar dinero, o lo que me apetezca. En este sentido, para quien sí se atreva a dar el paso, hay dos palabras. Y esto ya se lo pregunto al Molo más psicólogo. Que creo que son claves. Que son, primero, la constancia, y segundo, la paciencia.

“Es fundamental tener orden y tener paciencia, pero también hay que reinventarse en tu proyecto.”

Pues sí, sí. Constancia y paciencia son elementos básicos. Pero también te digo una cosa. Sabes que me gusta a mí dar mucha cera. A veces decimos “tú estás motivado” porque haces una cosa, y “estás desmotivado” porque dejas de hacerla. Y lo que sí que se aprende es que realmente siempre estamos motivados. Lo que pasa es que a veces estamos motivados a tocarnos la barriga más que a ponernos a hacer el podcast. Pero realmente es que tú quieres emplear tu energía en otra cosa. Entonces, obviamente, sí hay que tener paciencia, como tú dices, pero yo soy muy de escucharnos a nosotros mismos.

Es decir: Lo que yo te decía antes del GPS, de que a veces te tienes que reorganizar y buscar una ruta alternativa, yo eso lo veo como algo que tenemos que hacer constantemente. Puede ser que tú empieces con tu podcast y pasado un tiempo de repente digas “esto me ha dejado de dar tanta vida como me daba antes, o ya no me gusta tanto”. Pues ahí, obviamente, por supuesto hay que ser constante. Es fundamental tener orden y tener paciencia, pero también hay que reinventarse. Porque si algún día te levantas y piensas “jo, ya no me apetece hacer este podcast”, te está pasando por algo. Tienes una emoción que viene de algo. Con lo cual, no te asustes.

“Si algún día te levantas y piensas “ya no me apetece hacer este podcast”, te está pasando por algo. Con lo cual, no te asustes.”

No pasa nada porque de repente tengas una motivación para no hacerlo en vez de para hacerlo. Y emplea esa fuerza, esa energía que tiene de desazón, de angustia, de no estar del todo contento con tu trabajo, para reorganizarlo. Para, a lo mejor, hacer una sección diferente. Para a lo mejor cambiar el número de intervenciones que haces en ese podcast, el número de publicaciones semanales o mensuales que tengas. Mira, como caso, yo te digo: Con el podcast que hago de música indie alternativa, el de La Hora ALT, nosotros lo hemos modificado ya varias veces.

Pero yo la última cosa que les he dicho a mis compañeros es: “chicos, me apetece hacerlo en la calle”. Y yo ahora mismo, en primavera-verano, lo que voy a hacer es hacer el podcast en la calle. Porque me apetece más y me lo voy a pasar mejor. Y porque, realmente, yo llevaba ya un tiempo amplio haciéndolo de una forma igual y me empezó a aburrir. Porque me recordó a lo que llevo haciendo toda la vida en radio. Y realmente lo bueno que me da Internet, y que nos dan los podcasts, es la posibilidad de hacer todo lo que queremos si las limitaciones que nos da, a los que somos profesionales de los medios de comunicación, el trabajar en grandes medios que te obligan a hacer las cosas de la forma en la que siempre se han hecho.

“Voy a hacer es hacer el podcast en la calle. Porque me apetece más y me lo voy a pasar mejor.”

O sea, que hay que olvidar, o cuestionarse por lo menos, todo lo aprendido hasta el momento para conseguir esta sensación de libertad que a lo mejor no hemos tenido hasta ahora.

¡Claro! Porque además, generalmente somos animales que nos gusta mucho el hábito, lo habitual, lo que conocemos. Entonces, si siempre hemos hecho radio tú y yo, Fran, de una forma determinada, que es la que nos han enseñado en los grandes medios, pues solemos pensar que aquí tenemos que hacer lo mismo., ¿no? Que la forma de hacerla es la que conocemos. Pero es que no tiene por qué. Te quiero decir: Ahora mismo tus oyentes están escuchando este programa con una calidad de sonido increíble. Yo estoy en mi casa y tú estás en la tuya. Y lo estamos haciendo de una forma diferente y alternativa a nivel técnico de cómo lo hacen las grandes radios. Pero funciona muy bien. Ergo, se pueden hacer cosas diferentes.

He hecho ya varios programas en la calle, andando por la calle. Y yo he disfrutado muchísimo. Y el sonido está muy bien. Pero yo eso, en las grandes radios, si entrara en el despacho de mi jefe y le decía “jefe, me apetece hacer esto”, pues me decía “anda, déjate de tonterías y ponte a hacer lo que sabes como todos los días”. No cabía esa posibilidad. Entonces, aprovechemos que no tenemos limitaciones, soñemos y hagamos cosas que nos diviertan. Porque si no nos divertimos, si no nos lo pasamos bien, si no llegamos emocionados a hacer un trabajo que es un trabajo pero generalmente, a priori y durante un tiempo hasta que consigamos que sea algo más, no produce un rendimiento económico para que te puedes dedicar full-time, pues mal vamos.

“Si siempre hemos hecho radio de una forma determinada solemos pensar que aquí tenemos que hacer lo mismo. Pero es que no tiene por qué.”

Y ya lo último que te digo, sobre esto de que mi consejo es que la gente lo haga por motivación intrínseca, es decir, porque les pida el corazón hacerlo y comunicar eso, es que hay una cosa que me gustó mucho y que invito a la gente a que se informe sobre ello, que era el “paradoja del incentivo”. Viene a ser que cuando tú estás haciendo algo porque te lo pide el cuerpo, con una motivación intrínseca, y de repente te empiezan a pagar por ello y te dan un sueldo, muchas veces pierdes esa motivación intrínseca.

Y una de las formas para no perderla es cómo trabaja el mundo de los podcasts. Que tienes una recompensa. Si haces bien tu trabajo puedes llegar a monetizarlo. Pues a lo mejor pasado un mes te dan un dinero por la publicidad que has atraído, etc, etc, etc. Pero lo que mola es ver eso como un premio. Un premio que recibes en un momento sin ni siquiera esperarlo. Porque si haces que esto sea realmente un trabajo con unas expectativas muy altas, puede que pierdas esa magia de la motivación por el corazón, por la pasión. Por la motivación intrínseca.

Que hay que hacer eso, sí, pero que el mundo de los podcasts, de verdad, por supuesto que yo creo que es el futuro y que realmente es el presente.Y que obviamente las marcas, que al final son las que ponen su dinero y su marca donde ellos quieren encontrar a su público van a apostar, si no lo están haciendo ya muchas de ellas, por este formato, el de los podcasts.

“En las grandes radios, si entrara en el despacho de mi jefe y le decía “jefe, me apetece hacer esto”, pues me decía “anda, déjate de tonterías”.

Pero que los podcasts que se van a quedar, ese porcentaje tan pequeño que ya te digo que en el caso de los blogs es un porcentaje inferior al 5%, estoy convencido que son y serán podcasts que se hacen desde el corazón y la motivación intrínseca. Así que a por ello, a mantenerse en ello. Pero sobre todo, también, escucharse y cuando venga el momento de bajón y de decir “puf, pues esto ya no me motiva”, tampoco es un drama. Vamos a intentar recalcular con el GPS. Y si al ponernos a pensar nos damos cuenta de que realmente no nos apasiona ese podcast que estamos haciendo, pues se cierra y a otra cosa, mariposa. No pasa nada.

Hablando de las motivaciones y de reorientarse, una cosa es que tú, como dices, vayas haciendo esa introspección, esa autocrítica. Y vayas viendo “esto me gusta más, esto menos, esto me motiva más, esto menos”. Pero evidentemente esa reorientación también puede venir por las críticas externas. Descarto, dejo de lado las críticas, digamos, “destructivas”, las que no aportan nada. Eso creo que tenemos bien claro que es mejor obviarlo y olvidarlo y pasar a otra cosa. Pero sí que hay muchas críticas constructivas. Que es bueno porque significa que tienes gente interesada en tu producto. Y gente que quiere ayudarte, quizá desinteresadamente, a seguir construyéndolo según sus gustos.

“Aprovechemos que no tenemos limitaciones, soñemos y hagamos cosas que nos diviertan.”

Pero claro, Molo: Puede llegar el caso, y de hecho es bastante común, en que tu audiencia te empiece a pedir algo que o bien no es lo que tú quieres, hacia donde tú quieres llevar tu proyecto, o bien no es lo que más te motiva dentro de todo esto. Según tu experiencia con ALT, no sé si has tenido muchas críticas en este sentido, que te digan “oye pues a mí me gusta más esto, a mí lo otro”… ¿Cómo se puede, o cómo puede uno capear estas críticas sin volverse loco en el intento? Porque es imposible contentar a todo el mundo.

La verdad que es una suerte cuando tienes esos momentos. De oyentes que se sienten tan vinculados a ti que te aportan ideas. Eso es mágico. A nosotros sí que nos ha pasado. Sí que con los podcasts que hemos hecho, hay gente que ha propuesto secciones, nombres de secciones. Nos han propuesto ideas, nos han propuesto artistas para pinchar… Y la verdad que es una maravilla. Yo escucho y veo dos cosas. Primero, si es realizable. Porque hay ideas que son geniales pero hay que usar lo que llamamos los profesionales “criterios de producción”. Es decir: A todos nos encantaría hacer un programa desde Nueva York los miércoles. Pero realmente no podemos realizarlo a día de hoy. Obviamente en dos o tres meses, cuando tu podcast, Fran, te genere un dineral, pues entonces sí que podrás plantearte hacer un podcast desde cada una de las capitales del mundo.

“Los podcasts que se van a quedar son y serán podcasts que se hacen desde el corazón y la motivación intrínseca.”

Pero bueno, de momento hay que escuchar, obviamente es genial que esa participación se produzca. Estoy convencido de que cuando uno es un oyente activo y conoce tu producto, tu programa, te va a dar muy buenos consejos y muy buena información. Pero si en algún momento hay un oyente que te aporta algo que no va contigo, o que va contra tus valores o contra los valores que tienes en ese proyecto, lo lógico es, de buenas maneras, darle las gracias por haber hecho esa aportación. pero decirle que has decidido no ponerlo en marcha porque no va con lo que tú tienes en tu mente para ese producto. Pero vamos, que bienvenidas sean todas las opiniones.

Y al final, lo que te decía: El cuerpo está ahí y te avisa. Y cuando tú estás haciendo algo que va contra tus valores, tus pensamientos, tus emociones, pues al final el cuerpo te va a avisar. Te va a decir “pues oye, por ahí no tienes que ir”. Con escucharle y tratar de armonizar al máximo lo que te aporten los oyentes con lo que tú sientes, con eso basta. Pero bueno, sin ningún drama y sin ninguna angustia. Que a veces nos agobiamos mucho porque queremos agradar a todo el mundo. Y obviamente las aportaciones de los oyentes son para que tú sumes, pero que sumen las dos partes. Que sume el podcast, que sume el oyente. Si una de las dos partes no va a estar bien, entonces mejor que todo siga como está y que no haya trato.

“Cuando uno es un oyente activo y conoce tu producto, tu programa, te va a dar muy buenos consejos y muy buena información.”

Me quiero enfocar en tu caso concreto de ALT. Haciendo balance de este primer año que habéis tenido en marcha el proyecto, si que te quería preguntar qué es lo que has aprendido gracias a ALT respecto a todo esto que estamos hablando. ¿Qué es aquello que te has encontrado y que no te esperabas en el camino?

Pues… Buf, es que he aprendido muchas cosas. Pero mira, lo que más, y lo he estado hablando últimamente con compañeros míos, es que tienes que ser coherente entre lo que tú tienes en principio en tu cabeza, y lo que tú pones luego en marcha. Porque mi problema, fíjate, no ha sido que haya tenido muchas opiniones externas sobre cómo tenía que hacer este producto. Sino muchas opiniones internas. Pero ojo, positivas, porque al final todo el mundo quiere aportar. Pero a veces ese exceso de euforia y de ganas de hacer cosas nos llevaba a emplear muchísimo tiempo, más del debido, en programas y en hacer el producto. Y realmente eso me quietaba tiempo para otros productos, otros proyectos que tengo. Y también, obviamente, para la vida personal.

“Tienes que ser coherente entre lo que tú tienes en principio en tu cabeza, y lo que tú pones luego en marcha.”

Lo que he aprendido es que tienes que hacer las cosas teniendo en cuenta que tienes que siempre salvaguardar todas las patas de tu vida. La vida personal y los otros proyectos. Es decir: Por mucho que te guste y que te apasione un proyecto, tener cabeza y tener muy claras cuáles son las prioridades en tu vida, el tiempo que le puedes dedicar. Y luego, aprovechar las limitaciones para convertirlas en virtudes. Es decir: Si te pasa como a mí y tienes, a lo mejor, cuatro horas al día para ALT, para este proyecto que es SoyALT.com que es genial, intenta que esas cuatro sean muy eficaces y ya está.  Y hacerlo lo mejor en esas cuatro horas.

Porque cuando de repente llega un día, que pasará, y tengas que echarle doce horas, pues algún día lo harás. Pero lo que ha pasado con ALT es que ha sido un crecimiento tan gordo que durante varias semanas, varios meses, ha sido mi principal fuente de gasto de tiempo y llegaba un momento en que he visto que no podía ser.

“Yo quiero que ALT la conozca todo el mundo. Es decir: Quiero que la pruebe.”

Lo que he hecho ha sido recalcular, como te digo, con el GPS. Poner otra vez el límite donde lo tenía que poner, y aprovechar las limitaciones y ponerlas en virtudes. Por eso ahora quiero hacer los podcasts en la calle. Porque me encanta tener el micro, prepararme el contenido en el Metro y hacer el programa, por ejemplo, en el parque cuando estoy leyendo los apuntes de psicología. A la gente le gusta, yo me lo paso bien, me puedo llevar al parque a artistas y pasármelo pipa. O a compañeros. Y realmente estoy ganando tiempo y estoy haciendo un producto que es compatible con mi vida. Yo creo que por ahí van los tiros.

Y después de este primer año, que llevas ya un año con ALT. Lleva un año en marcha el proyecto . Yo animo a toda la gente que le guste este tipo de música a descubriros porque yo lo he escuchado y está muy bien. Y esto no es porque Molo sea amigo, sino porque lo pienso realmente. Después de un año, ¿hacia dónde miras de cara al futuro? ¿Qué es lo que esperas de ALT pongamos de aquí a un año también?

“Nuestro problema es que nos está costando llegar a la gente.”

Mira, yo quiero que ALT la conozca todo el mundo. Es decir: Quiero que la pruebe. Nosotros, de momento, hemos empezado a hacer un producto radiofónico diferente. Confiamos en la música indie alternativa, la música de los festivales, y sabemos que hay un público para él. Un público que generalmente está en Radio 3, pero Radio 3, siendo una radio genial, las 24 no las abarca. No las programa con música de festivales. Nosotros hemos hecho 24 horas y la gente que está se queda.

Nuestro problema es que nos está costando llegar a la gente. La gente no nos conoce. Porque es un proyecto muy pequeño, de entrada, y donde hemos invertido todavía ni un euro en publicidad. Todo ha sido boca a boca. Entonces, mi objetivo básicamente es que la gente conozca ALT. Que los que van a los festivales conozcan ALT. Y que nos prueben. Porque con eso me vale.

“De todo el tiempo que llevamos sólo ha habido una vez un comentario negativo. Y me encantó.”

Mira, de todo el tiempo que llevamos sólo ha habido una vez un comentario negativo. Y me encantó. Porque además le contesté yo personalmente y creo que hemos ganado un oyente. Pero fue alguien que dijo “oye, os empezáis a repetir un poco en cuanto a la música”. Y entonces yo le contesté y le dije “mejoraremos, tenemos mucho más catálogo que las radios musicales normales, pero sí es verdad que estamos empezando y que tenemos que crecer”. Y en algún momento puntual, puede ser que ese día el programador, que muchas veces soy yo, no dé con la programación adecuada, y suene un tema que sonó el día anterior a la misma hora.

Pero eso es lo que tenemos que hacer. Seguir creciendo. La gente generalmente cuando nos conoce, y le va este estilo de música, repite. Y ya está. Y seguir adelante con la misma idea y el mismo planteamiento que teníamos desde el principio. No hay más. Seguir y que la gente nos conozca.


Tras la grabación de esta entrevista, Molo Cebrián puso en marcha un nuevo podcast sobre psicología, “Entiende tu Mente“, junto a Luis Muiño y Mónica González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *