Blog

Si la radio FM ha muerto, ¡larga vida a la radio FM!

altavoz iphone radio fm

La primera reacción a mi post sobre por qué no creo en la radio DAB+ para España en lugar de la radio FM fue la siguiente:

Si el cambio compensa o no, o si es necesario o no, se puede debatir desde muchos puntos de vista. Y me parece especialmente interesante la perspectiva del oyente, dado que en Noruega la población no estaba a favor del cambio de sistema.

No hace falta que presente a Paco y Radiochips, su blog sobre radio, a quien pueda estar leyendo estas líneas. Mi respuesta, en un primer momento, fue “no y “no” a ambas cuestiones. Pero después comenzamos una conversación que me pareció francamente interesante. Le he pedido permiso para recuperar algunas de las ideas que expresaba y poder recogerlas aquí y comentarlas públicamente. Vamos con ello.

Paco: La FM ya se oye bien, en cualquier tipo de aparato (minúsculo incluso) y no te comes publi. No sé para qué queremos DAB. Lo que más me fascina de todo este tema son los comentarios de “a ver si nos modernizamos por fin” y cosas así. Nunca he oído que la radio FM sea algo inaudible, ni ninguna queja al respecto.

“No sé para qué queremos DAB”. Me hizo imaginar la siguiente situación: Si cogieras a un oyente de radio al azar y le preguntaras si quiere la DAB (después de explicarle de qué se trata, seguramente), ¿te diría que sí? Me imagino dos posibles respuestas:

  1. “A mí con la radio FM me va bien”.
  2. Vale, ¿pero cuesta dinero?

Me temo que ninguna de ellas acabaría con un sí por propia iniciativa. En Noruega han tenido que recurrir al apagón por ley.

Sin embargo, hay que buscar la motivación desde el punto de vista de la industria: ¿Por qué la insistencia en buscar una alternativa a la radio FM? Entiendo que esa iniciativa no parte, lógicamente, de los operadores radiofónicos que hoy ya dominan el mercado. De hecho, en la última edición de BIT Broadcast hubo un buen debate sobre este asunto que resumí en la web de Gorka Zumeta. El representante de esos “operadores dominantes” era el representante de COPE, que apostó por una fórmula híbrida entre radio FM e Internet. Los defensores del sistema DAB fueron el sector de las telecos… Y el representante de RNE y la Union Europea de Radiodifusión, que aglutina a las radios públicas europeas. En Noruega, el apagón de la radio FM lo ha impulsado la NPK, la radio pública. Por ahí van los tiros.

Paco: La diferencia entre escuchar la radio FM y un CD… no sé si la gente se entera.

Es otra buena pregunta, ¿se enterarían? Seguramente muchos no. Pero de nuevo la industria, los fabricantes, los telecos también, tienen la obligación de resolver necesidades. O de crearlas para luego resolverlas. Así han triunfado tantos genios en los últimos 100 años.

Vuelvo al paralelismo con la TDT. En 2010, hace sólo 7 años (¡sólo 7 años!) la televisión analógica era una realidad muy común en nuestro país. En ese año la apagaron definitivamente. La televisión analógica – el sistema PAL – transmitía con una resolución de 720 puntos de ancho por 576 de alto. Eso es menos que la mayoría de nuestras actuales pantallas de teléfono móvil actuales.

La llegada de la TDT popularizó el concepto “HD Ready”, con una resolución de 1280 x 720. Poco después llegó el “Full HD” (1920 x 1080) y millones de casas repitieron la misma frase al ver a alguien en pantalla: “Se le ven hasta los puntos negros”.

Hoy, yo mismo escribo este post desde una pantalla UHD. 3840 x 2160. En mi pantalla cabrían 9 vídeos con resolución de TV analógica a la vez y aún me sobraría espacio.

Sólo han pasado, repito, siete años. No sé si la gente se enteraba o no, pero está claro que la tecnología mejora, la industria avanza y el marketing hace el resto.

Paco: Por cierto… la calidad de sonido de los reproductores de muchas radios por internet es más que escasa. Y sí se nota la diferencia. Demasiado.

Algo que es especialmente significativo en las emisoras musicales en Internet, y que se explica rápido: Costes económicos. Cuando mejor es la calidad, más pesa la señal que transmites y más dinero te cuesta cada oyente. Y para muchos gestores cada céntimo pesa más que cada kilobyte por segundo de calidad.

Paco: Por la razon que sea… pero la gente oye a mala calidad y no pasa nada (inexplicablemente). Sin embargo parece supernecesario oírla a supermegacalidad que no podemos ni percibir mejora.

Y en este punto la conversación con Paco me recordó a un tweet que Chuse Fernández publicó precisamente a raíz de este asunto.

Quizá el oyente esté preguntándose más por esto que por los temas técnicos. Y quizá, a este problema concreto, la radio todavía tenga muchas respuestas que dar. A lo mejor ahí sí que hay cosas que cambiar.

¿Y si la muerte de la radio FM llega, precisamente, porque otro formato radiofónico ofrece algo más novedoso y más interesante para los oyentes? ¿Y si simplemente fuera algo orgánico? O… ¿Y si fuera capaz de convivir con otro soporte, pongamos Internet, que ofrece cosas diferentes y complementarias?

Si la radio FM ha muerto, ¡larga vida a la radio FM!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *